Eider Poles, rumbo a la élite

Eider Poles es uno de las grandes joyas de futuro del balonmano español. Con la mayoría de edad todavía por cumplir, este año ha tenido un papel destacado tanto con el equipo juvenil del Handbol Onda, con el que se ha proclamado campeona de España, como con el sénior en la División de Honor Plata. También ha sido clave con la selección valenciana y es una de las habituales en las convocatorias de las guerreras júnior. Todo ello ha hecho que el Rocasa Gran Canaria, uno de los mejores equipos del país, haya decidido ficharla, catapultando así a la primera línea ondense hacia la élite.

Campeona de España juvenil y debut en DH Plata

Su etapa en el Handbol Onda ha terminado de manera inmejorable. El día 21 de mayo, el equipo juvenil, del cual formaba parte, alcanzó el oro nacional en casa, una experiencia que Eider Poles califica de «final perfecto». «Se nos había escapado en cadetes, pero esta vez no iba a volver a pasar. Es un éxito, algo histórico para el club», comenta emocionada.

Con sus 36 goles, fue la máxima anotadora del equipo, aunque Eider no se centra en sus números particulares: «Lo importante son los éxitos deportivos». «Si no fuera por mis compañeras, sería imposible meter esos goles. Tanto en extremos como en primera línea y pivotes teníamos jugadoras muy buenas. Nos complementamos muy bien y hacemos que se abra la defensa. Los goles son de todas, no se suman a un marcador individual, suman al equipo», añade.

Durante la temporada, también ha tenido un papel relevante con el equipo sénior de División de Honor Plata, donde ha disputado sus primeros partidos en división nacional. La diferencia entre juveniles y Plata es clara: «En sénior hay más posibilidad de lanzamiento exterior, pero la velocidad de juego es superior en juveniles». También la unión del equipo es notoriamente superior en juveniles, pues el equipo se conocía desde hace seis años, mientras que la DH Plata «se basa mucho en fichajes».

Dejar tu casa nunca es fácil, menos, probablemente, luego de conseguir un éxito como es un título nacional. «Es difícil pensar en ello. Aquí tengo a mi familia, amigas, técnicos, afición…». Sin embargo, afirma preferir tener ese sentimiento: «Significa que lo he disfrutado y que todas las personas que me rodean me han aportado mucho». Ahora, deja atrás una etapa «sobresaliente», para dar paso a otra «experiencia ilusionante».

Una nueva vida en Rocasa

El fichaje de Eider Poles por el Rocasa Gran Canaria se gestó a principios de año. El club canario es uno de los más prestigiosos a nivel nacional, pues cuenta con una liga y dos Copas de la Reina en su palmarés y en el que se encuentran algunas de las mejores jugadoras del país. En el mes de enero comenzó todo. «Me escribió el Rocasa cuando terminó el CESA. Al principio solo fue una llamada para informarme del interés, pero que ya hablaríamos. Tres semanas después, me volvieron a llamar y ahí me pusieron el contrato sobre la mesa», recuerda Eider Poles.

Al conocer que le querían para el primer equipo, la ilusión fue máxima. «Pensaba que me llamaban para el segundo equipo, que está en Plata. Yo decía, si es para eso, me quedo en casa, que también jugamos en DH Plata», recuerda. «Cuando me dijeron que era para la Liga Guerreras Iberdrola… no me entraba en la cabeza que ficharan a una jugadora tan joven, cuya experiencia se basaba en juveniles y en Plata. Fue una sorpresa máxima», añade.

La toma de decisión tuvo que ser rápida y Eider dijo sí. Al margen de la unión emocional con el Handbol Onda, no hubo dudas a la hora de incorporarse a la formación canaria: «Yo quería jugar a nivel profesional. En mi cabeza ya estaba la idea de irme fuera, pero no era lo que más me apetecía pensar. Ir a Rocasa es una gran oportunidad. Al final, sabes que estás en la máxima categoría y es un club conocido por su buen juego».

En pocos meses comenzará su nueva aventura. El salto de nivel es evidente. Pasará de jugar con el sénior del Handbol Onda en la tercera categoría nacional y con el equipo juvenil a hacerlo en la Liga Iberdrola con un aspirante a ganar el título. Sin embargo, el cambio no le da vértigo: «Siempre hay nervios, pero no lo cojo con miedo. Es algo que quería vivir y sabía que iba a llegar».

Eider Poles se define como jugadora y comenta sus puntos a mejorar

La etapa en Rocasa también estará plagada de sueños, pues tendrá la oportunidad de jugar con algunas de las referentes de su carrera: «Lo que más me ilusiona es compartir pista con Silvia Navarro o Almudena Rodríguez, a quienes he visto por la tele toda la vida consiguiendo éxitos. Tiene que ser una experiencia increíble».

Eider Poles destaca por su competitividad y ambición. Esto, junto a su trabajo, es lo que, en sus propias palabras, le ha permitido conseguir todo lo que está logrando en su carrera. Ahora, llega a Rocasa con ganas de adaptarse rápido, llegar a lo máximo con el equipo y, sobre todo, «seguir creciendo a nivel individual».